domingo, 15 de febrero de 2015

Políticos ni ni

Reconozco que vivo con miedo. Cada día, cuando me levanto, me entero de un nuevo escándalo de nuestros políticos. Da igual el medio de comunicación: Radio, tele, internet, prensa escrita... En primera página siempre aparece algún político implicado en un sucio asunto. Lo triste es que también da igual el partido político. Todos son unos sinvergüenzas que han demostrado con creces que están en política para enriquecerse. Esta semana, sin ir más lejos, han caído varios.

Una vez que el político en cuestión cesa, yo me pregunto —reconozco que muy preocupado—¿qué va a ser de él ahora? ¿Volverá a su antiguo trabajo? Ah no. Calle, que no tiene. Qué despistado soy. Desde su más tierna juventud todos estos políticos han militado en el partido sin más preocupaciones. No han trabajado nunca. Y si alguno ha trabajado ha sido enchufado por un amiguete —o amigote— como profesor en alguna universidad o tiene un cargo de representación por el que se llevan un dineral. Son políticos ni ni. No tienen ni oficio ni beneficio. Bueno, beneficio sí... desgraciadamente para todos nosotros.

Repugna ver en los noticieros la cara de satisfacción de Rodrigo Rato tocando la campana cuando salió a bolsa Bankia. Asquea ver que los juzgados llevan años con la instrucción de casos de corrupción. Repele ver que el único interés de los partidos es solo el poder. Hastía ver que son capaces de hacer grandes pactos por la lucha antiyihadista, pero no hay un solo pacto de Estado por la Educación, por la Sanidad, por los más desfavorecidos... y que sean instituciones como Cáritas quienes socorran a las personas, porque el dinero del Estado se ha ido en el  rescate a los bancos. Yo ya estoy harto de ellos. Conmigo que no cuenten, ¿y con usted? ¿seguirá participando de esta burla?

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy viene de la mano de Nacho Carni. Su título es Standards: Hacemos las normas, hacemos las reglas, y si no las cumples debes ser tonto... La letra no tiene desperdicio. Con todos ustedes: The Jam.
https://www.youtube.com/watch?v=A1AQaXUCboQ





11 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo con prácticamente la totalidad de lo dicho.
    Respondiendo a su pregunta: Yo no participo de esta farsa.
    Una curiosidad ¿va a dejar usted de votar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi no me ha preguntado pero responderé...
      Yo si voy a votar. Que estos son unos listos y con que vote un 1% de la población lo dan por bueno. Y como siempre votan los de sus partidos ellos no pierden nada. Pero nosotros sí.

      Eliminar
  2. ¡Solo responderé delante de mi abogado!
    No está bien responder a anónimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más me fío yo de un anónimo que de un abogado... Responda, si quiere, anonimamente. Todos fingiremos que no sabemos quién es. Al fin y al cabo, en eso consiste el juego democrático, en cierta medida: en hacer parecer que no nos dejamos engañar.
      Yo, si no le importa, prefiero mantener mi anonimato, como Garganta Profunda (y no piense mal)

      Eliminar
    2. Una vez me contaron una historia muy lejana de un político que lo fue y con mayúsculas, uno de esos que ya no existen por desgracia. Si, si, era Español...y es que nos hemos encabezonado en votar programas y partidos pensando que poco más de 30 años de democracia son un bagaje suficiente y nos hemos dado de frente con los ideales de todo el mundo, por que lo importante no es cambiar las instituciones sino que lo importante es cambiar la moral de las personas, Tenemos lo que somos, por desgracia...

      Eliminar
    3. En efecto: en gran medida, también tenemos una sociedad nini... y cada vez peor.

      Eliminar
  3. Dificil elección. ..algo cambiará el dia que en este pais se valore más la ética, que la estética. ..la satisfacción d hacer las cosas por el bien común y no particular..

    ResponderEliminar
  4. Dificil elección. ..algo cambiará el dia que en este pais se valore más la ética, que la estética. ..la satisfacción d hacer las cosas por el bien común y no particular..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No subestime la estética... vivimos del turismo. Si tenemos gente muy formal, pero fea y hortera, nos moriremos de hambre.

      Eliminar
  5. Lo triste de toda esta situación es que seguimos engañándonos a nosotros mismos, pensando generación tras generación que la siguiente hornada de "políticos" (no me gusta esa palabra) será diferente, cuando creo que es evidente que la naturaleza humana impide que exista jamás. A la Historia me remito.

    Ah, por cierto, que nadie pretenda detectar en mis palabras ni un leve tufillo a ese populismo imperante que tan de moda está.

    ResponderEliminar
  6. Excelente recomendación musical. Va usted mejorando, querido Diegvs, ¿dónde va a parar?....

    ResponderEliminar