domingo, 16 de diciembre de 2018

La arrogancia de los necios

Un bebé ha fallecido después de que sus padres decidieran que naciera en el domicilio familiar sin atención sanitaria. Ya habían tenido así a su primer hijo y la experiencia había sido satisfactoria. Pero esta vez, el bebé estaba en posición podálica (de nalgas), por lo que los profesionales les advirtieron del elevadísimo riesgo. Los padres, de hecho, ya rehusaron el seguimiento ginecológico durante el último mes de gestación, y estaban siendo asesorados por una persona sin conocimientos sanitarios. Cuando surgieron las complicaciones lógicas, los padres avisaron al servicio de urgencias, aunque ya era demasiado tarde. Los médicos no pudieron hacer nada por salvar su vida. El juzgado ha decidido investigar lo sucedido, puesto que si la madre era conocedora de la posición podálica del neonato podría incurrir en un delito de imprudencia con resultado de muerte
Aseguran los expertos que cuando un bebé está en posición podálica solo hay dos opciones. O emplear una técnica llamada versión, consistente en que un ginecólogo gire el cuerpo del bebé, o una cesárea. Un parto en posición podálica es considero de riesgo y debe hacerse en un hospital con el personal sanitario. Aún a sabiendas, la pareja decidió seguir adelante con su propósito. Y la consecuencia fue el trágico desenlace. 

Somos una sociedad estúpida. Ignoro quién fue el gurú de estas modas naturalistas, pero a la vista está que es un error de proporciones descomunales. Algunos dirán que las mujeres han parido toda la vida en casa... Precisamente por eso, antes, la tasa de mortalidad infantil era elevadísima y hoy, en España, la tasa está en torno a 3 niños por cada 1000 nacimientos. Por supuesto, siempre aparecen los posmodernos trasnochados arguyendo el respeto a la decisión de los padres, puesto que están en su derecho. Malditos derechos individuales que traen aparejados la muerte de un bebé inocente. Imagino que quienes proponen estas ideas descabelladas son los mismos que están en contra de las vacunas, o quienes piensan curar enfermedades terribles con homeopatía. Recuerdo otros tiempos, cuando se sabía reconocer —y se respetaba— a los expertos. Hoy, somos unos arrogantes y despreciamos el saber de los sabios. ¿Alguien puede explicarme por qué nos empeñamos en ser tan necios?

Piensen.
Sean buenos.

Y hablando de arrogancia, doña @BeatrizBagatela nos propone un temazo, Bajo el volcán. Estamos tan henchidos de arrogancia hasta arrasarlo todo. Con todos ustedes: ¡Love of Lesbian!
https://www.youtube.com/watch?v=dHOjkk2d3tY

CADA UNO TIENE DERECHO A DECIDIR Y HACER LO QUE QUIERA,BASTANTE TIENEN SI LO PIERDE ,LO QUE NO TIENES TU DERECHO A INSULTAR POR QUE TIENEN DIFERENTE MANERA DE PENSAR.

domingo, 9 de diciembre de 2018

Historia de un paciente

Quienes me conocen bien saben que soy un delantero centro temido. Así lo demostraba partido tras partido horadando inmisericorde la portería rival. Era el terror de las defensas rivales. Los porteros temían mis remates que acababan irremediablemente en gol. Pero eso era antaño. Hasta aquel fatídico 27 de mayo de este año. Ese día, el expeditivo central N. Butcher me golpeó con aviesa intención la rodilla. Ya saben, solo hay una forma de parar a los goleadores insaciables...  Y hasta aquí el sentido del humor. Ahora llega lo serio.
Uno de los mejores delanteros de España, y a su lado, don Emilio Butragueño
Ese día fui a urgencias y me diagnosticaron esguince del ligamento lateral externo de la rodilla derecha con posible meniscopatía. La traumatóloga, muy profesional, me citó pasados quince días para conocer el estado exacto de mi lesión. Temía que pudiera tener afectado el menisco, por lo que me solicitó una resonancia magnética. Cuando solicité la prueba, pensaba que me estaban gastando una broma. Tenía la cita en enero de 2019 a la una menos cuarto de la madrugada. No podía ser cierto. ¡Ocho meses más tarde! Como continuaba con dolores, decidí acudir a una clínica privada para realizarme la prueba diagnóstica, pagándolo de mi bolsillo por supuesto. Los temores de la traumatóloga se confirmaron. Tenía roto el menisco. Debía operarme esa rodilla. Entré en lista de espera de manera preferente... Y hasta hoy. Sigo esperando esa operación. He interpuesto una reclamación al Servicio de Salud, puesto que la Ley de Garantías asegura que tienen la obligación de operarme antes de los tres meses. Su respuesta es que estoy incluido correctamente en la lista de espera y que lamentan la demora, pero hay exceso de demanda...

Quiero agradecer públicamente al Servicio de Salud por garantizar lo que no puede cumplir. Han pasado casi siete meses y sigo con fuertes dolores y sin poder hacer vida normal. ¿Qué solución tengo? ¿Acudir a una clínica privada y operarme? Es evidente que esa es la intención del Servicio de Salud. Que los pacientes, hartos de aguantar dolores, terminen desistiendo y pagando de su bolsillo la sanidad. Otra posibilidad es esperar a que los pacientes fallezcan y así reducir las listas de espera. Es una vergüenza. Mientras tanto, nuestros políticos discuten sobre si hay que exhumar o no a Franco de su tumba, o de si hay que eliminar el lenguaje ofensivo hacia los animales pues tienen sentimientos, o la final de un torneo de fútbol... Payasadas como estas son las que ocupan los minutos en los telediarios. Mientras, los ciudadanos debemos aguantar interminables listas de espera, o vemos como la educación empeora cada día, o los servicios sociales no pueden dar respuestas. Es gravísimo que no vislumbremos ningún atisbo de mejora en lo importante. Estoy harto de esta gentuza.

Piensen.
Sean buenos.

Permítanme que la canción regalo de hoy sea God part II, aunque no la versión que aparece en el álbum original Rattle and Hum, sino la Hard Metal Dance Mix...  Siempre me ha gustado más. Es una respuesta a la canción God de John Lennon, incluso tiene la misma estructura lírica. Asegura la canción, muy sabiamente, que los ricos se curan mientras los pobres siguen enfermos. Con todos ustedes: ¡U2!

domingo, 2 de diciembre de 2018

Un futuro asesino o maltratador

Conozco un colegio en el que hay un niño de 12 años que levanta la falda a las niñas, o les toca el culo e, incluso, algunas veces, cuando están de espaldas, las agarra por la cintura y finge copular con ellas. Sus compañeros, hartos del comportamiento de este pequeño indeseable, se han chivado a la tutora. Un niño de la clase me dijo que trata a las niñas como si fueran putas. Demoledor. Por supuesto, desde el centro no ha habido ningún reproche, ninguna amonestación, ninguna llamada de atención. Nada. Como si no hubiera ocurrido. El niño sigue campando a sus anchas. Imagino que es por si la criaturita se traumatiza. Eso no se podría tolerar. Por cierto, es de admirar que hayan sido niños y niñas los que hayan puesto en conocimiento de la profesora la situación. Algo estamos avanzando, a pequeños pasos, pero vamos hacia delante.
Un padre, buen amigo mío, le ha dicho a su hija que tiene toda su autorización para que si se siente acosada, manoseada o violentada, —ella o cualesquiera de las demás niñas—, le pegue un puñetazo al niñato. Sin consideración. Que lo golpee fuerte. No le importa que le llamen del colegio para pedirle explicaciones, ni siquiera que tomen represalias y, mucho menos, le amedranta una demanda. Irá al colegio, a la Consejería de Educación o al juzgado si fuera menester. No tiene miedo a nada. Explicará pacientemente que su hija se ha defendido de un acoso sexual. Admito que pagaría por ver la cara del director, del consejero de turno o del juez. Lo único que teme es que los padres de un niño de 12 años no le han enseñado a respetar a las niñas. Por supuesto, mi amigo no es violento. Y no quiere educar a sus hijos en la ley del más fuerte. Mas, ¿qué opciones le quedan? Ha comprobado que las vías ordinarias son inútiles. Es vergonzosa la actitud del colegio. Bochornosa, sin duda. 

Luego nos lamentaremos cuando dentro de unos años este niño, o cualquier otro, viole o asesine a una mujerOjalá no ocurra, pero en caso de ocurrir, nos preguntaremos asombrados cómo ha podido ocurrir si hemos puesto todos nuestros recursos. Permítanme que ponga en duda todos estos protocolos pueriles. Quedan muy bien en las memorias ministeriales, pero son tan efectivas como cazar leones a besos. Y aunque lo sencillo es poner el foco en el niño, puesto que está claro que es quien actúa mal, lo  realmente grave es que hay padres que educan, o permiten, que sus hijos se conviertan en futuros maltratadores o asesinos. Lo que más me repugna es la actuación del colegio. Tienen conocimiento de un acoso sexual en sus aulas y su única respuesta es la inacción. Es sencillamente vomitivo. No es cuestión de ser justiciero, pero les aseguro que dan ganas de ir planteando demandas y que dimita desde el Consejero de Educación hasta el último bedel. Sin dejar piedra sobre piedra.

Piensen.
Sean buenos.

Hacía mucho tiempo, quizá demasiado que doña @BeatrizBagatela no nos agasajaba con una canción. Hoy nos regala Red right hand. Temazo oscuro y brutal. Y ya que estamos justicieros, permítanme una pequeña analogía de la justicia divina. No dejen de escuchar la historia. Incluso está subtitulada para los no angloparlantes. Con todos ustedes: ¡Nick Cave & The Bad Seeds!
https://www.youtube.com/watch?v=RzEANJJHR-M

domingo, 25 de noviembre de 2018

La necedad de los derechos individuales

Emile Ratelband es un empresario holandés dedicado a la programación neurolingüista. Es bastante conocido en los Países Bajos y aparece con frecuencia en la televisión holandesa. Es lo que los posmodernos trasnochados llaman un gurú de la positividadActualmente tiene 69 años y asegura que se siente como alguien de 49. Por eso, acaba de iniciar una batalla legal para que en su documento de identidad le resten 20 o 30 años de su edad natural. De esta forma, asegura poder realizarse. Puede volver a buscar un trabajo, comprar una casa y, lo más importante, ligar por Tinder —una aplicación móvil de citas—. Su planteamiento es que si hoy la gente puede cambiar de nombre, o de sexo, ¿qué le impide cambiar su edad?
Getty Images
Parece una patochada propagandística del señor Ratelband buscando sus minutos de gloria en los medios o poniendo a prueba el sistema legal para ver hasta dónde puede llegar con un sinsentido. ¿Cómo justificaría esos años? El propio tribunal se muestra bastante escéptico al respecto, aunque se pronunciará dentro de dos semanas aproximadamente. Por cierto, espero que se haga cargo de las costas. Y, en caso de ganar su demanda, me imagino la cantidad de demandas que colapsarían los juzgados de medio mundo. Unos querrán ser más jóvenes, otros más mayores. ¿Qué haremos con aquellos que se sientan millonarios? ¿Los bancos pondrán millones en sus cuentas para evitar que sufran? Me imagino a los miles de emigrantes centroamericanos que quieren llegar a Estados Unidos asegurando que se sienten estadounidenses para entrar el país sin problema. Sería maravilloso ver la cara de Donald Trump. Y, sin olvidarnos de aquellos que se sienten animales, o árboles, o cosas... Hay que satisfacer a todo el mundo. No podemos consentir que alguien en pleno siglo XXI se sienta frustrado.

A pesar de ser un disparate, define perfectamente la sociedad de hoy. Es el absurdo de los absurdos, donde los llamados derechos individuales son catalogados como dogmas. Son sagrados. Inviolables. Cualquiera puede proponer una payasada y el resto de la sociedad debe prestar atención. No podemos privar a nadie de sus derechos. Hay veces que siento que estoy rodeado de necios. Y lo que me asusta es que estos mismos necios pueden votar y elegir al presidente. No olvide que hay más tontos que listos. Quizá llegó el momento de plantarse ante las estupideces y empezar a solucionar los problemas importantes que nos afectan a todos. 

Piensen.
Sean buenos.

Aprovechando que ayer fue el aniversario de la muerte del gran Freddie Mercury, permítanme que la canción regalo de hoy sea Bohemian Rhapsody, una de las mejores canciones de la historia de la música, con un significado oscuro. Basada en Fausto, un hombre que mata a alguien y vende su alma al diablo. Con todos ustedes: ¡Queen!

domingo, 18 de noviembre de 2018

Alumnos ignorantes pero felices

Que el sistema educativo español no es el mejor del mundo, es indiscutible. Que vemos cómo la educación de nuestros hijos empeora año tras año, es también evidente. Quizá por eso, el Ministerio de Educación y Formación Profesional propone que los alumnos puedan obtener el título de Bachillerato con una asignatura suspensa. La titular del Ministerio, doña Isabel Celáa, asegura que hace un gran favor a los estudiantes ya que los alumnos pueden pasar momentos psicológicos malos debido a la edad. Dice la señora ministra que obedece a la lógica dar el título de bachiller con un suspenso, y que no se puede condenar a alguien porque haya tenido un fracaso. Termina afirmando que no hay peor tortura que la rebaja de la autoestima. Para que yo me entere. ¿Vamos a mejorar el sistema educativo bajando el nivel? Me pinchan y no sangro...
Monumento al Maestro (Víctor de los Ríos1965)
No estamos hablando de lo que se hace oficiosamente en los claustros. Aprobar a alumnos por compensación, es decir, aprobar a aquellos estudiantes cuyas calificaciones son buenas en el resto de asignaturas, pero que tiene una pequeña dificultad con una asignatura en concreto. Quizá no lleguen al aprobado, pero están cerca. Los profesores comprenden que el alumno se ha esforzado al máximo y está perfectamente capacitado para estudiar una carrera universitaria en un futuro próximo. Se trata de oficializar la pérdida de nivel académico. Que hay que cambiar el sistema educativo es una evidencia. Quizá haya que cambiar la programación escolar para que nuestros hijos estén preparados para el futuro.  Es necesario que nuestros hijos comiencen a trabajar con la inteligencia artificial, indispensable en un futuro muy cercano. Pero eso es ciencia ficción para nuestros gobernantes. Solo saben pensar en los cuatro u ocho años que van a estar en el gobierno y  son incapaces de llegar a un gran pacto de estado en educación, como en tantos otros temas importantes para todos, como son la sanidad, la seguridad, los servicios sociales... El problema es que la clase política es una incompetente. 

Para nuestros responsables de educación lo más importante es tener a los niños contentos. Estamos convirtiendo a nuestros hijos en idiotas y memos. Todos hemos tenido esas edades y, a través del esfuerzo y la dedicación, hemos aprendido que nadie nos regalará nada en el futuro. No conozco a nadie traumatizado por haber estudiado. Luego nos escandalizamos porque los ricos mandan a sus hijos a estudiar al extranjero. Los ricos pueden ser muchas cosas, pero no son tontos. Son conscientes —y pueden permitírselo— de que un título español no tiene ninguna validez. Es más que preocupante que, sencillamente, no se premie el esfuerzo. Se pretende igualar a todos los alumnos, pero por abajo y eso es una idea descabellada. Para nuestros políticos es fantástico tener una generación de ignorantes perfectamente manipulables. De hecho, nuestros jóvenes dan más credibilidad a los youtubers, a los influencers, y a toda esa gentuza que vomita necedades en las redes sociales que a una noticia contrastada. Luego nos quejamos de la propagación de las noticias falsas fake news dirán los posmodernos trasnochados—. Pero no importa. ¿A quién le preocupa que nuestros hijos sean unos ignorantes mientras fingimos que son felices? Adelante pues. Sigamos creando idiotas.

Piensen.
Sean buenos.

Esta semana he descubierto esta maravillosa canción, Lost on you. Estoy seguro de que hará las delicias de más de uno. He elegido esta versión en directo y no la versión original que es más intensa, más roquera. Por si acaso hay algún alumno que no domina el inglés se la doy traducida, como harían nuestros políticos, para que no se traumaticen. Con todos ustedes: ¡LP!

domingo, 11 de noviembre de 2018

Los límites del humor

Se sube el telón y aparece un humorista haciendo un sketch en el que el personaje termina sonándose los mocos con la bandera de EspañaDa igual que pida disculpas de una forma más o menos impostada. Como ocurre siempre, la mitad de los españoles se sienten ofendidos en lo más profundo de su ser y dictan sentencia. Ejecución en la plaza pública. Por supuesto, la otra mitad hablan de que solo es humor y lo exculpan de todo pecado. Hay quien incluso justifica al humorista aduciendo que quienes se ofenden con la broma no se muestran tan agraviados con los defraudadores ni con los corruptos. Pura demagogia en ambos bandos. Como siempre. Maldita España.
Por otro lado, un juez escribe en una revista de una asociación judicial una ¿poesía? erosionando la dignidad de la portavoz de un determinado partido político. En este caso, sí hay sentencia judicial, 70 000 euros. 50 000 euros para el poeta, y 20 000 a los miembros del comité de redacción de la publicación por no supervisar el contenido del poema. Aún así, la sentencia popular es dispar. Es solo humor, aseguran algunos. Cómo es posible que por un chascarrillo haya que indemnizar a alguien, se preguntan asombrados. Casualmente, son los mismos que se ofendían con el chiste del humorista. Los otros justifican plenamente la sentencia. Es inadmisible que se falte al respeto a alguien. No se puede tolerar que se insinúe que la citada portavoz haya logrado su meta por encamarse con el secretario del partido. Pura demagogia en ambos bandos. Como siempre. Maldita España.

¿Dónde está el límite del humor? ¿Es lícito mofarse de algo o alguien que ofende a los demás? Lo más lógico es pensar que el humor debe terminar donde se ofenda al otro, pero esto no es así. Lo que ofende a unos, los otros lo justifican. ¿Por qué aunque nadie esté a favor del acoso escolar a adolescentes, hay quien justifica que se mofen de la infanta real de apenas 13 años? ¿Por qué quienes pedían el cierre de cierta revista satírica por mostrar en su portada a la actual reina copulando con su marido, justifican ahora la insidia a una mujer? ¿Por qué hay quien justifica la lapidación a un humorista tras sonarse los mocos con la bandera de un país, pero no con la bandera arco iris del colectivo LGTBI? La solución es tan sencilla como dramática. El límite del humor no lo marca el respeto. Para eso tendríamos que ser un país con una educación y unos valores mínimos... y estamos a años luz de esto. Los límites del humor lo marca la ideologíaY esto es lo dramático de este puñetero país. Que sigue empeñado en destruirse por ser incapaz de llegar a un mínimo consenso. Maldita España.

Piensen.
Sean buenos.

Ya que hablamos de humor, permítanme que la canción regalo de hoy sea So payaso. Estoy seguro que hará las delicias de más de uno. Con todos ustedes: ¡Extremoduro!

domingo, 28 de octubre de 2018

No lloren por las mujeres asesinadas (2ª parte)

Han sido muchos quienes me han pedido que continúe la historia que comenzaba la semana pasada en este mismo foro (http://lascosasdediegvs.blogspot.com/2018/10/no-lloren-por-las-mujeres-asesinadas.html). Quieren saber qué ha ocurrido. Cómo termina la historia de Toñi. Como pueden imaginar, desde el Centro de la Mujer no volvieron a llamarnos para interesarse por la situación. El jueves por la mañana, casi una semana después, fuimos nosotros quienes nos pusimos en contacto con ellos. Su respuesta fue que como Toñi no tenía documentación, todavía no habían podido iniciar las gestiones informáticas pertinentes, y así comenzar el proceso de intervención con ella. Es decir, en román paladino, no habían empezado ni a trabajar. El caso les importaba más bien poco. Para los responsables del Centro de la Mujer lo prioritario es tener los datos de la usuaria y poco les importa su crítica situación.

El viernes por la mañana, Toñi llamó al centro y nos dijo que ya no hacía falta que le proporcionaran un alojamiento alternativo. Había decidido volver a casa... ¡con su maltratador! Intenté persuadirla personalmente, pero ella hizo caso omiso. Me aseguró que ya no volvería a pegarla porque ya tenía trabajo y podía ganar dinero. Era imposible razonar con ella, así que finalmente se fue con él. Ojalá no tengamos que lamentar un nuevo episodio de violencia machista en el futuro.

Es absolutamente bochornoso el trato del Centro de la Mujer. No se han preocupado lo más mínimo por la situación. Hay veces que me pregunto si todos estos centros tienen un único objetivo. Cobrar subvenciones. No hay otra explicación. No puedo comprender cómo ante la lacra de la violencia contra las mujeres, el organismo público encargado de velar por la salvaguarda de la mujer no ha movido ni un dedo. Es un escándalo. Una vergüenza. Y todo pagado con nuestro impuestos. No se imaginan la cara de indignación que tengo cuando hay una víctima mortal y veo a los indeseables de los políticos poner caras compungidas, lamentándose por algo que se puede evitar... o al menos intentarlo. Pero esta gentuza no hace nada por luchar contra la violencia de género. Que cada semana aparezca muerta una mujer no se soluciona con paparruchas. Hace falta educación, respeto y, sobre todo, compromiso. El resto son gestos de cara a la galería.

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo escogida por doña @BeatrizBagatela es At the same time. Una delicia de canción. Nos hace reflexionar sobre esa dependencia emocional y tiranía de lo que creemos llamar amor. Con todos ustedes: ¡Hindi Zahra!