domingo, 19 de noviembre de 2017

La Manada

Esta semana ha comenzado el juicio contra la Manada. Los imagino a todos perfectamente informados, pero por si hubiera algún despistado, o algún lector extranjero que no conoce la historia, se la resumo muy someramente. Durante las pasadas fiestas de San Fermín, en Pamplona, una chica de 18 años fue violada por cinco salvajes. Los principales sospechosos son un grupo de cinco australopitecos que participan en un grupo de WhatsApp compuesto por 21 personas con ese nombre, La Manada. Podrían haber escogido cualquier otro, como la Piara, los Carroñeros, o sencillamente, los HDLGP.
Todo parece indicar, por los mensajes que aparecen en ese grupo de WhatsApp que tenían un plan perfectamente orquestado. Querían agredir sexualmente a una chica, por lo que portaban drogas, cloroformo, cuerdas... Incluso lo grabaron con el móvil. En los mensajes de WhatsApp podemos leer como el grupo entero se jacta de la violación y se enorgullece de estos seres despreciables. Ninguno denunció. Ninguno detuvo la burla. ¿Quizá la actuación policial debió ser más contundente? Tras la detención, llegaron a contratar los servicios de un detective para que contrastara que la víctima hacía vida normal y no estaba traumatizada. Hay que ser malnacido, sin duda. Según este criterio, para no sufrir una violación, hay que protegerse antes (ropa, alcohol...); durante (gritos, forcejeo...); y después (tienes que estar traumatizada para que tu historia sea creíble). Es una forma cruel de criminalizar a quien ha sufrido un calvario. Por si lo ignora, en España cada día se violan a tres mujeres. Tres. Cada día. Espantoso.

Ya es hora de que la sociedad sepa que los únicos culpables de las violaciones son los violadores. Da igual los demás condicionantes. No es no. Pero no voy a hablar sobre justicia. De eso se encargan otros. Por supuesto que estoy de acuerdo en que los culpables paguen su condena. Lo realmente grave es que cinco animales se follen —así lo dicen ellos— a una chica de 18 años, drogada, semiinconsciente, en un portal, durante quince minutos, que la dejen abandonada y le roben el teléfono. No es solo un problema jurídico, es un problema de humanidad. Si vivimos en un mundo en el que nos preguntamos si esto está bien o mal hecho, tenemos un grave problema. 

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy viene de la mano de doña @BeatrizBagatela, El menú de hoy. Es evidente que para esta gentuza, esa chica fue el menú del día. Repugnante. Con todos ustedes: ¡Niños mutantes!
https://www.youtube.com/watch?v=lx-UVdy-3U4

domingo, 12 de noviembre de 2017

Brecha salarial

Tengo un pequeño secreto. No se lo había contado a nadie, pero hoy estoy locuaz. Hace tiempo invertí una cantidad de dinero en crear mi propia empresa. Reconozco que no me ha ido mal. Tengo beneficios todos los años que me permiten darme pequeños caprichos: Una pequeña mansión, un pequeño yate, una pequeña fortuna... Tengo bastantes empleados, así que me considero lo que se podría llamar, un benefactor. Creo riqueza y contrato a gente. El Estado debería apoyarme más con el tema de los impuestos. Por cierto, aprovecho que estoy facundo para confesar que evado impuestos siempre que puedo. Que pague el populacho.
Cuidado con la brecha (salarial)
Este año he decidido bajar el sueldo a mis trabajadores. No me importa su descontento. Si no están satisfechos, pueden irse. Es muy sencillo encontrar mano de obra barata, incluso podría buscar empleados que hagan su trabajo gratis. Su salario sería ampliar su experiencia y aparecer en este blog para que ganen publicidad. Pero como ya he dicho, soy un filántropo. No me importa pagar a mis esclavos, perdón, quise decir, empleados. Por otra parte, pago menos a mis trabajadoras por hacer el mismo trabajo que los hombres. Gracias a este astuto ardid, disfruto viéndolas trabajar para mí desde el 8 de noviembre hasta final de año haciendo el mismo trabajo. Me encanta regodearme en mi propia depravación.

Por supuesto todo era una fábula. No tengo dicha empresa. Pero no finja escándalo. En España han bajado los sueldos un 0,8% y usted no ha dicho nada. Actualmente el sueldo medio bruto es de 1878,10 € al año. Les aseguro que está a años-luz de los ingresos de las personas sin hogar para quien trabajo, cuyos ingresos son cero. Los más afortunados cobran una pensión o una renta mínima de inserción que apenas supera los 400 euros. Solo por el albergue donde yo trabajo, pasan unas mil personas al año. Así que eche usted la cuenta a ver si le salen esos números. Tampoco finja sorpresa. Usted ya sabía que las mujeres cobran un 15% menos que los hombres. Es posible que incluso sea de los que justifican semejantes atropellos. Ni siquiera se ha sonrojado. A usted lo que realmente le importa es conocer con exactitud hasta el último movimiento de los políticos catalanes, o si la camiseta de la selección lleva una banda azul o morada. Si a usted en verdad le ofendieran estos datos, ya habría hecho algo. Pero no. Se ha quedado tumbado en el sofá de su casa sin mover un dedo.

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy corre a cargo de doña @RaquelMtnez_tv: She works hard for the money. Tema que seguramente le haga mover las caderas. Con todos ustedes: ¡Donna Summers!

domingo, 5 de noviembre de 2017

Hipersexualización de niñas

En la portada de junio de la revista W Magazinejunto a una foto de la actriz y modelo Charlize Teron, aparece el titular ¿Por qué la televisión es más sexi que nunca? y un listado en el que se incluye a estrellas como Nicole Kidman, Milo Ventmiglia, James Franco, Alexander Skarsgård... y Millie Bobby Brown, famosa por su interpretación de Eleven en la exitosa serie Stranger ThingsLas redes sociales han clamado contra la aparición de una niña de tan solo 13 años en un listado de actrices sexis. ¿Quién puede haber cometido semejante atropello? Curiosamente, la noticia ha saltado a la palestra informativa cuando se estrena la segunda temporada de la serie. Algunos pueden pensar que es una magnífica operación de mercadotecnia —marketing lo llaman los posmodernos trasnochados—. 
Portada de la revista W Magazine
Quizá la respuesta a esta locura esté en una traducción errónea. Sexy en inglés, aparte de traducirse formalmente como atractivo sexual, también tiene el significado informal de emocionante o atractivo. En el caso de los actores puede hacer referencia, no a su belleza, sino a su atractivo artístico. Su calidad. Es posible que la revista se refiera a aquellos actores y actrices cuyas interpretaciones televisivas han sido más profundas y emocionantes que en el cine. Es decir, defiende la valía de los productos televisivos situándolos al mismo nivel que los cinematográficos. Otra posibilidad que se me ocurre es que la revista quiera jugar con la doble interpretación de la palabra sexi. Llámenme malpensado o ingenuo.

Sea como fuere, intencionada o casualmente, lo que es innegable es la hipersexualización de las mujeres. O mejor, de las niñas. Desgraciadamente no es la primera vez —y no será la última— en el que se utiliza a una niña como un producto. Llama la atención que la noticia ocurra pocas fechas después del escándalo del productor estadounidense Harvey Weinstein, a quien se le acumulan las demandas por acoso, abuso sexual y violaciones. Luego nos sorprendemos de los innumerables casos de violencia machista o de la cantidad de niñas que padecen trastornos alimenticios. Somos una sociedad indecente. Gastamos cantidades ínfimas en luchar contra una lacra, para agradar a lo políticamente correcto, mientras invertimos descomunales cantidades de dinero en perpetuar un patrón repugnante.

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy es Rape me. Viólame. Aseguraba Kurt Cobain que era una canción tan contundente que no podía ser malinterpretada. Con todos ustedes: ¡Nirvana!
https://www.youtube.com/watch?v=DUbRsUIQ6U0

domingo, 29 de octubre de 2017

Sologamia

Ha llegado una nueva tendencia. Se trata de la Sologamia. Es decir, casarse con uno mismo.  O mejor, con una misma, puesto que es algo eminentemente femenino. Aunque hay algún hombre, la inmensa mayoría son mujeres. Hay registros desde los años 90, pero no se ha popularizado hasta 2003, tras la emisión de un capítulo de la exitosa serie televisiva Sex and the City (Sexo en Nueva York, traducido en España). La celebración incluye despedida de soltera, vestido, anillo, damas de honor, lista de boda, tarta, fiesta y cualquier cosa que se le ocurra que pueda haber en una boda... incluido el viaje nupcial. Sin cónyuge. Por supuesto, no cuentan con ninguna validez legal. Pero eso no significa que haya empresas especializadas en este tipo de eventos. Ya saben. Un nicho de mercado.
Laura Mesi. La mujer que se casó con ella misma
Hay quien ve en la sologamia una nueva forma de empoderamiento de la mujer. Una conquista de su madurez. Un triunfo de la autoafirmación. Inciden en la importancia de la autoestima y en el amor a uno mismo. El compromiso con tu propio ser. Aseguran que, de esta forma, son felices sin depender de nadie. Huyen de la presión social de encontrar tu media naranja. Se puede vivir un cuento de hadas sin el príncipe azul. Es la máxima expresión de la independencia. Hay, quienes incluso lo ven como un rito. Como el paso de una edad a otra similar a los realizados por otras culturas.

Como broma puede ser divertido, pero a lo mejor es momento de dejarse de estupideces. Es una burla al sentido común. El matrimonio es algo muy serio. Es un compromiso entre los cónyuges de amor, fidelidad y respeto. Todos nos amamos a nosotros mismos. No se reivindica nada con esta patochada. Es la nueva tendencia de otorgar derechos indiscutibles a cualquier necedad que se nos ocurra. ¿Y si mañana nos queremos casar con un perro? ¿O con un árbol? Es una estupidez más de esta sociedad hastiada de sí misma. Una sociedad narcisista hasta el extremo. Pero sigamos dando minutos de gloria a los necios. Mañana tendremos una nueva estupidez sobre la mesa.

Piensen.
Sean buenos.

No hay mejor canción que describa el artículo de hoy que Soy un ser humano. Canción que hará las delicias de mi querido hermano Pablo. Me enamoré de mí mismo pero luego me engañé. Con todos ustedes: ¡Los Enemigos!

domingo, 22 de octubre de 2017

Parecemos tontos

Esta semana tuve que acompañar a una chica que llegó al albergue de personas sin hogar donde trabajo a urgencias psiquiátricas. La historia de esta chica es irrelavante para la lectura de este artículo. Si hay alguno interesado, estaré encantado de contársela. Lo grave ocurrió en ese hospital. Mientras esperábamos en la sala de espera a que nos viera la psiquiatra llegó un chico en una camilla, inmovilizado. Pasó más de una hora procurando zafarse de las cintas, intentado autolesionarse, gritando y culpando de su estado a su madre, que lo acompañaba hecha un mar de lágrimas.
Le suicidé - Édouard Manet
Finalmente, apareció la psiquiatra de guardia y, en la sala de espera, mientras el chico seguía en la camilla inmovilizado, le explicaba porqué razón estaba allí: Había intentado suicidarse tomando muchas pastillas. Le insistía en que iba a ingresarlo dada su situación tan vulnerable. Imaginen el silencio de la sala de espera.  No podía dar crédito a lo que allí estaba ocurriendo. ¡Lo estaba valorando delante de diez personas! Yo solo podía mirar a la madre que estaba sollozando, con la cabeza baja. No sé si avergonzada o aún sufriente ante la cruz que tenía enfrente. Salí de aquella sala de espera inmediatamente. Detrás de mí salieron también los camilleros. Les dije que pararan aquello, que era innecesario, que era una violación del paciente inaceptable... Ellos me confesaron que estaban sintiendo vergüenza ajena, que no sabían qué hacer, y al verme irme de la sala de espera, me imitaron.

Ignoro si la psiquiatra es una profesional excelente. Lo que sé es que como persona es repugnante. Sinceramente, me cuesta creer que alguien con esa carencia de empatía pueda ser una buena médica. Tenía ante sí a una persona que había consumido una cantidad elevada de pastillas con el fin de suicidarse, estaba aturdido y atado a una camilla. Delante de una sala de espera con gente desconocida. Totalmente vulnerable. Aún así, lo vejó en público. Lo más grave es que no es la primera vez que observo como un profesional sanitario de este hospital ningunea a una persona tratándola como un excremento. Lo positivo es que pensaba que era así con las personas sin hogar, pero no. Estaba errado. Es así con todos sus pacientes. Esto es intolerable. Inadmisible. Vergonzoso. Y hay que acabar con ello. Ya he denunciado varios casos en este foro. Incluso he interpuesto alguna reclamación, sin ninguna consecuencia. Y ¿ahora qué? ¿Qué más puedo hacer? La única sensación que me queda es que parecemos tontos. Por favor, ¿alguien puede iluminarme y decirme cómo acabar con esta gentuza? 

Piensen.
Sean buenos.

Como mañana es mi cumpleaños, y la semana pasada sacó nuevo disco el Aragonés errante, he decidido ser yo quien elija la canción regalo, quizá con la vana ilusión de que alguien me lo regale. Y la elegida no podía ser otra: Parecemos tontos. ¿Qué ruido hace un hombre que se quiebra en soledad? ¿Qué cobijo encontrará en la sombra de un mal pensamiento? Con todos ustedes: ¡Bunbury!
https://www.youtube.com/watch?v=YbK00KvsNAE

domingo, 15 de octubre de 2017

ThisCrush

Es muy probable que usted no conozca la aplicación ThisCrush. No se alarme, es lo normal. Es la nueva red social que está causando furor entre los más jóvenes. De hecho, el rango de edad de sus usuarios es de 12 a 20 años. La idea original es enviar mensajes, tanto de forma real como anónima, a otros usuarios para declararse o, simplemente, para halagar a ese amor platónico. Tiene la particularidad de que esas frases publicadas desaparecen pasado un tiempo, por lo que obliga a los usuarios a estar pendientes del teléfono móvil. La propia empresa recomienda su empleo para mayores de edad, pero para acceder a la aplicación no es necesario verificar el perfil ni la edad de los participantes con un correo electrónico, por lo que es el caldo de cultivo idóneo para los menores de edad.
Es obvio que la empresa no se hace responsable de lo que se publica en su plataforma. Apelan a la ética de los usuarios. Nunca he entendido eso. ¿Le doy un altavoz a alguien pero no me responsabilizo de su uso? El principal atractivo del juego es precisamente lo que lo hace temible. Como era de esperar, los niños, aprovechan el anonimato, no con fines de cortejo, sino para burlarse, mofarse, en definitiva, para acosar a otras personas, con frases que pondrían los pelos de punta a cualquier padre. La mayoría de ellas humillan inmisericordes a sus compañeros. No es necesario decir que a esa edad la personalidad de los jóvenes es más que vulnerable. 

Me preocupa que alguien pueda querer destrozar a otra. Máxime a estas edades. Cuando alguien humilla a otro, no obtiene ningún beneficio, simplemente se hincha su ego de imbécil. Me aterra que mis hijos participen en esta orgía de desprestigio. Y me preocupa tanto que sean las víctimas... como los verdugos. Nadie está libre aquí. Es cierto que como padres intentamos estar lo más pendientes de nuestros hijos, pero es evidente que ellos van siempre uno o dos pasos por delante. Nuestros hijos han nacido con la última tecnología en la mano y, muchas veces, no saben distinguir entre vida real y virtual. Algunos dirán —y con bastante razón— que los jóvenes de ahora tienen una mínima tolerancia al fracaso. Es lo normal cuando tienen todo incluso antes de pedirlo. Otros añadirán que los jóvenes son cada vez más crueles, y no les faltará razón. Por supuesto, el Estado solo sabe luchar contra estas lacras mediante grandilocuentes campañas que no tienen ningún éxito. Llámenme iluso, pero ¿y si recuperáramos aquello tan antiguo de educación y respeto?

Piensen.
Sean buenos.

Doña @BeatrizBagatela nos propone como canción regalo Te lo digo a ti.  Que haces de esta farsa tu comedia y te haces fuerte en la viñeta donde no quiero entrar yo. Con todos ustedes: ¡Vetusta Morla!
https://www.youtube.com/watch?v=KscXQCPlG2I

domingo, 8 de octubre de 2017

Karoshi

Miwa Sado, una reportera japonesa de 31 años, falleció en 2013. Apareció muerta en su cama con el teléfono móvil en la mano. A priori, la causa de la muerte parecía un infarto. Un año después, la inspección de trabajo dictaminó que lo que realmente provocó la muerte de la periodista fue exceso de trabajo, o lo que los japoneses llaman Karoshi. Sado acumuló más de 159 horas extra en ese mes, con solo dos días de descanso. Se da la situación de que la periodista trabajaba para la cadena pública NHK. El caso sale a la luz ahora, cuatro años más tarde, tras las presiones de su familia que quieren evitar que casos como el de su hija se repitan. No fue un hecho aislado. Según reconoce el propio Ministerio de Trabajo japonés, más de 2100 personas se suicidaron en Japón por causas laborales —675 por cansancio—.
Esto ha ocurrido en Japón, aunque también es frecuente en Estados Unidos, México y el sudeste asiático... Suelen ser muertes de cuello blanco. Es decir, no relacionadas con trabajos que requieran un enorme esfuerzo físico. Las más afectadas son las empresas de servicios, medios de comunicación, hospitales, y empresas de animación y videojuegos. Es importante señalar que para que un tribunal dictamine que la causa de la muerte es karoshi el trabajador debe acumular más de 100 horas extra en el mes previo a la muerte. Por supuesto están excluidos los accidentes laborales por causa de fatiga.

Es evidente que las horas extra deberían existir únicamente en caso de urgencia o de extrema necesidad de la empresa, y siempre bajo un férreo control, para evitar abusos como el que nos ocupa. Hoy por hoy, se han convertido en la forma de esclavitud de occidente. ¿Quién no ha hecho horas extra abusivas hoy en día? Y todo esto es desde que decidimos que el trabajo es nuestro nuevo dios. Trabajar es bueno, y necesario. ¿Qué duda cabe? Deberíamos trabajar para vivir, no vivir para trabajar. El problema surge cuando en aras de este dios sacrificamos nuestra vida, perdiendo nuestra familia, nuestros hijos, nuestros amigos... ¿Cómo hemos llegado a esto? ¿Quién nos ha engañado para decirnos que el trabajo es lo que nos da la vida?

Piensen.
Sean buenos.

Doña @RaquelMtnez_tv nos propone hoy Under pressure. Bajo presión. Es el terror de saber cómo es este mundo, viendo a algunos buenos amigos gritando déjame salir, reza mañana, llévame más alto, presión sobre la gente, la gente de la calle. Con todos ustedes: ¡Queen y David Bowie!
https://www.youtube.com/watch?v=a01QQZyl-_I