domingo, 17 de junio de 2018

Los inmigrantes

Hoy han llegado a España los 629 inmigrantes rescatados en el Mediterráneo. Han llegado tras la vergonzosa negativa del gobierno italiano, que no solo no ha permitido atracar el barco en su país, sino que lo ha vendido al mundo como una victoria. Bochornoso. Finalmente, estas personas, entre las que se encuentran 100 menores, 80 mujeres —algunas embarazadas— y 450 hombres han llegado al puerto de Valencia en tres barcos, el Aquarius de la ONG SOS Méditerránee, y dos barcos de la Marina Italiana, el Datillo y el Orone. A partir de ahora, los recibirá un equipo formado por más de 2000 personas para evaluar su caso individualmente.
© Copyright :Karpov/handout via REUTERS
Hay quien asegura que esta entrada favorecerá el efecto llamada y pronto Europa será invadida. Otros afirman que si entran a España, el país se empobrecerá, puesto que no pagan impuestos y la carga fiscal recaería sobre los mismos. No se engañe. El problema no es que vengan extranjeros a nuestros países. Los mismos que piden la prohibición de entrada de extranjeros en el país, adoran a Messi Ronaldo, que defraudan a Hacienda millones. Lo que no nos gustan son los pobres, la chusma. Quizá si empleáramos el dinero que nuestros dirigentes han dilapidado en tramas corruptas, ahora no nos plantearíamos semejantes disparates. Yo, por mi parte, prefiero no rescatar bancos ni autopistas y dar dignidad a los inmigrantes que huyen de la barbarie.

En este asunto no se puede ser equidistante. Hay que rescatar a estas personas porque si no, sencillamente, se mueren. Si usted no está de acuerdo con su rescate puede que sea un asesino. ¿O puede usted dormir tranquilo sabiendo que ha permitido morir a gente, por no dar acogida? No hay nadie tan estúpido para arriesgar su vida ni la de sus hijos para que le den una paguita en un país extranjero. El problema que tienen estas personas —aparte de ser negras y pobres— es que las hemos visto. Porque si fallecen en el viaje sin que ni usted ni yo lo hubiéramos sabido, pues al menos podríamos justificarnos. Pero no. Ya los hemos visto. Y en el fondo, nos miran a los ojos y nos dicen que se mueren. Y no mueren por placer. Mueren porque sus países están en guerras con la aquiescencia de occidente, para esquilmarles las materias primasDonde asesinan y violan a sus mujeres, donde una noche unos milicianos entran en las casas y disparan indiscriminadamente. ¿De verdad usted no huiría?

Piensen.
Sean buenos.

Nuevamente, mi musa musical, doña @BeatrizBagatela ha propuesto un temazo para acompañar este articulo. Stay alive. Haremos lo que sea para seguir vivos dice la canción. Vamos a tener esperanza. Sabremos cómo hacerlo. Con todos ustedes: ¡José Gonzáles!

domingo, 10 de junio de 2018

Nuevo Gobierno. Nueva oportunidad

Tras una convulsa moción de censura, en la que, sinceramente, pocos confiaban, finalmente Pedro Sánchez ha alcanzado la Presidencia del Gobierno de España. Atrás quedaron los años del Partido Popular y de Mariano Rajoy. Durante esta semana se ha hablado del nuevo Consejo de Gobierno, o lo que pomposamente se ha llamado Consejo de Ministras y Ministros; puesto que son ellas mayoría y ya saben, lo del masculino genérico que defiende la RAE, no van con la modernidad. Hay que emplear el lenguaje inclusivo. Finalmente ya tenemos a los diecisiete sirvientes, pues este es la etimología de la palabra minister, el que sirve, en contrapunto con magister, el maestro. Esto era antiguamente. Hoy el minister está por encima del magister. Quizá por eso involucionamos tan deprisa.
Hay quienes no están de acuerdo con los nombramientos ministeriales. Ya sabe. Nunca llueve a gusto de todos. Como siempre, vivimos en un país dividido. En el que o se está conmigo, o contra mí. Todo es blanco o negro. Vivimos en un país en el que el gris no existe. Todo se convierte en una confrontación fratricida y ridícula. Lo que es evidente es que ha formado un equipo muy técnico. Estoy convencido de que tanto Pedro Sánchez, como en su día Rajoy, quieren lo mejor para España. Seguramente se encuentre en los antípodas de mi planteamiento político. Es muy probable que no coincida con mi idea o con la suya. Es posible que se equivoque. Lo hará mal muchas veces. Pero hoy ya no es el momento de reproches. Es momento de trabajar juntos. Me apasiona la idea de que por una vez, la ilusión no es si España ganará el Mundial de fútbol. 

Lo que quiero yo, es que la sanidad funcione estupendamente, y no tener que esperar seis meses para hacerme una resonancia magnética; que se acabe con la corrupción, y los que han robado, devuelvan el dinero y acaben en la cárcel; que la educación sea sobresaliente y que nuestros alumnos sean los mejores de Europa o del mundo, y nuestras empresas las más innovadoras; que no haya paro, que los sueldos y las pensiones sean justas... En resumen, un país que avance. Quiero vivir en un país del que pueda sentirme orgulloso y no solo cuando ganamos torneos deportivos. A partir de ahora tenemos dos caminos. O poner palos en las ruedas y destruir el país por no estar de acuerdo con las decisiones de los políticos, o trabajar juntos, esforzarnos y hacer que España sea un gran país, a pesar de no estar de acuerdo con el Gobierno. Le toca decidir a usted. Yo. desde luego, voy a dar una oportunidad al país.

Piensen.
Sean buenos.

Ya que hoy hablamos de dar una oportunidad al nuevo Gobierno, la canción regalo de hoy quería que fuera esta. Give peace a chance. Una canción que es un himno. Con todos ustedes: ¡John Lennon & The Plastic Ono Band!

domingo, 3 de junio de 2018

Jóvenes ludópatas

Esta semana, mi hijo de 14 años, me ha contado que un chico de su clase ha ganado 400 euros en las apuestas deportivas. A través de unas apuestas combinadas, invirtiendo muy poco, había logrado ganar esa cantidad de dinero. Trato de explicarle que parece la típica fanfarronada de un adolescente ante sus iguales puesto que, para poder hacer apuestas deportivas, debe ser mayor de edad. Él, tras mirarme de manera condescendiente, me aseguró que es muy sencillo engañar a las casas de apuestas. Puedes utilizar un DNI de un adulto para darte de alta y asunto resuelto. Por lo visto es bastante habitual y a partir de estas edades, los chicos comienzan a hacer apuestas, ante los reclamos publicitarios incesantes. Por supuesto, todo auspiciado por las tiendas de videojuegos, youtubers e influencers, que promocionan este tipo de páginas. Por cierto, la aparición de Vicente del Bosque en un anuncio de casas de apuestas le ha dejado en muy mal lugar.
Esta semana, también he leído la dramática experiencia de un chaval de 19 años que ha confesado su ludopatía tras jugar al FIFA, un juego de fútbol para videoconsola. Parece un juego inofensivo, pero existe la opción de adquirir jugadores fantásticos con monedas virtuales que se obtienen, o bien ganando una serie de partidos... o con dinero real. Es lo que se llama Loot boxes —botines. Consiste en pagar por superar un nivel del juego: Jugadores más hábiles, mejores armas, incluso bailes y celebraciones... El último juego que arrasa entre los jóvenes es el Fornite. Gratuito, pero en el que hay que pagar por conseguir estas mejoras del juego. Lo grave es que afecta fundamentalmente a los jóvenes. A nuestros hijos. El propio chaval confesaba que su adicción comenzó cuando tenía ¡13 años! Aseguraba que existían casas de apuesta en la que no era necesario demostrar la mayoría de edad para jugar.


No es un asunto baladí. Quizá no somos conscientes de que el juego on line mueve al año 238 millones de euros solo en España. Las casas de apuestas están tan convencidas de que van a esquilmarnos que nos regalan bonos de bienvenida de cientos de euros para engancharnos. Es un asunto muy grave. Ya sabemos cómo es esta generación. Lo quieren todo. Y lo quieren ya. Los hemos enseñado que lo mejor es enriquecerse rápido. Sin esfuerzo. Sin valores. Sin educación. Si usted no lo hace, es un panoli. Ellos lo tienen grabado a fuego en su vida. Y no piense que usted está a salvo. Para jugar, solo hace falta un teléfono móvil. Y estoy convencido de que su hijo tiene uno. Y le aseguro que ni usted ni yo sabemos con certeza en todas las páginas que entran nuestros hijos.

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy es The Jack. Una canción de alguien que es engañado para seguir jugando mientras pierde todo lo que tiene. Uno de los himnos del rocanrol. Suban el volumen y disfruten. Con todos ustedes: ¡AC/DC!

domingo, 27 de mayo de 2018

¿Fútbol o cole?

Quienes me conocen saben que, jugando al fútbol, soy un goleador insaciable. Mi máximo objetivo en la cancha es horadar inmisericorde la portería rival. Afortunadamente, mi hijo ha mejorado la especie y, este fin de semana, su equipo se ha proclamado campeón regional de su categoría, cadete. Ahora toca luchar por el campeonato nacional con los respectivos campeones de cada comunidad autónoma. Imaginen la ilusión de mi hijo... y la del resto de chavales. Es un gran momento para hacer deporte junto a sus amigos, competir, aprender y pasarlo lo mejor posible. Si consiguen alzarse con el campeonato, la alegría será completa. Eso sí, para alcanzar la gloria, hay que superar una fase previa y una fase final. 

Y aquí llega el problema. Resulta que estas fases coinciden con jornadas lectivas. Aunque parezca incomprensible la Federación no ha encontrado fechas libres para organizar un torneo de fútbol con estudiantes. Puede que parte de la culpa sea las distintas festividades de las diferentes comunidades autónomas, pero eso no es excusa. Pocos gremios hay con tantas vacaciones como los escolares. Navidades, Semana Santa, verano, fiestas locales, puentes... Se apuntan a todos. No me puedo creer que no haya fechas disponibles. Y no es un hecho aislado. Ocurre con todas las categorías. Es decir, los chicos —o los padres en este caso— deben elegir si quieren participar en un campeonato nacional o acudir a clase. Todos conocemos la respuesta de los niños. Pero es decisión de los padres. Y madres me reprenderán los posmodernos trasnochados.

Por supuesto, mi hijo no perderá clase por ir a un torneo de fútbol. Siempre le enseñaré que el fútbol es solo diversión. Que lo más importante es su educación, su formación, tanto académica como personal. El fútbol, o cualquier actividad deportiva, es —si no su oficio— un mero divertimento. En caso de permitirles participar en esa fase final, en el fondo les estamos diciendo a los niños, que lo importante es el fútbol. Es decir, que lo importante es lo divertido. Les decimos a nuestros hijos que no hace falta que estudien y que no se esfuercen, que lo importante es llegar al éxito por la vía rápida. Esos son los modelos que ven a diario, martilleados por los medios. Deportistas, participantes de programas de telerrealidad, Youtubers, influencers... Es tarea de todos. El futuro de nuestros hijos se escribe ahora. De otra forma, mañana nos encontramos niños frustrados. Y analfabetos. 

Piensen.
Sean buenos.

Mañana es el cumple de la verdadera musa musical de este blog, doña @BeatrizBagatela. Creo que no hay mejor regalo que incluir Can't take my eyes off you. Ella sabe porqué. Con todos ustedes: ¡Muse!
https://www.youtube.com/watch?v=L5rpifGng08

domingo, 20 de mayo de 2018

El pisito

Imagino que todos han visto la película de 1959, basada en la novela homónima de Rafael Azcona y protagonizada por Mary Carrillo y mi admiradísimo José Luis López Vazquez, El pisito. Si no lo han hecho, no dejen pasar la oportunidad. En ella, nuestros protagonistas, ante la imposibilidad de casarse por no poder comprar una vivienda, deciden que Rodolfo (José Luis López Vázquez) se case con su anciana y enferma casera, con la esperanza de que se muera en breve y poder así heredar el contrato de alquiler a bajo precio. Tras dos años interminables, finalmente la anciana fallece pudiéndose quedar los enamorados con el pisito, aunque dejando una enorme tristeza y pesimismo en el ambiente.
Cartel de la película realizado por Antonio Mingote
Es evidente que aún hoy, y han pasado 50 años, existe una gran dificultad para encontrar el piso de nuestros sueños. Pero para Pablo Iglesias e Irene Montero, la dificultad es menor. Este semana nos hemos sorprendido al ver que han comprado un chalé en Galapagar (Madrid) por algo más de 600 000 euros. Como es lógico, los adversarios políticos —y mediáticos— de la pareja han aprovechado la coyuntura para atacarlos despiadadamente. Ha sido tal el escándalo mediático, que incluso nuestros protagonistas han tenido que ofrecer un comunicado oficial de su vida privada para aclarar el entuerto y explicar cómo van a hacer frente al pago de la hipoteca. 

No creo que haya nadie en contra de que una pareja se compre la casa que desee y pueda pagar. Siempre y cuando hayan ganado el dinero de forma honesta. Y hasta que no se demuestre lo contrario, así ha sido. El único problema que hay con el pisito, es caer en el populismo. Nos hemos hartado de escuchar al líder de Podemos criticar a quienes se compran pisos caros pero, llegado el momento, ha claudicado. ¿Quién no recuerda aquel tuit del señor Iglesias criticando la compra del entonces Ministro de Economía, Luis de Guindos, de una vivienda por la misma cantidad que su chalé? No se puede ir de mesías de la decencia y la regeneración democrática e imitar el comportamiento de la casta. Incluso los compañeros de su propio partido se lo han recordado. Es muy fácil vestir con ropa barata comprada en hipermercados y criticar a los poderosos. Lo que es difícil es ser coherente. ¿Nos le da la sensación que toda esa crítica feroz es, simple y llanamente, envidia? Al final, como en la película, queda en el ambiente un halo de desesperanza brutal.

Piensen.
Sean buenos.

Hay algunas casas que son una ruina. Como la que había en Nueva Orleans, a la que llamaban The house of the rising sun. Es la canción regalo de hoy. Con todos ustedes: ¡The Animals!

domingo, 13 de mayo de 2018

Movimiento Incel

Es posible que usted no conozca a los incel. No se alarme. He de reconocer que yo, hasta hace bien poco, no sabía ni qué quería decir esa palabra. Es un acrónimo de involuntary celibacy, célibes involuntarios. Es decir, se refiere a quienes no tienen relaciones sexuales a pesar de desearlo. Son hombres heterosexuales y se caracterizan por ser misántropos, misóginos, racistas, apoyar la violencia contra las mujeres sexualmente activas y los hombres con éxito sexual. Unas joyas, vamos. Consideran que las mujeres les pertenecen, y si no consiguen su objetivo, se sienten justificados incluso para matarlas. ¡Escalofriante! Llegan incluso a plantear al Estado que imponga una ley que obligue a las mujeres a tener relaciones sexuales, imagino que con ellos, claro. En el colmo de su delirio plantean la proliferación de prostitutas o robots sexuales para satisfacerles.
Cuesta creerlo. Parece sacado de una novela de ficción, y no puede ser real. Pero parafraseando a nuestro gran humorista Mariano R. no es un asunto menor, o dicho de otra forma, es un asunto mayor. No piensen que son cuatro tarados. Muy al contrario. Son bastantes. Se reúnen en foros de internet compartiendo —o vomitando— su odio hacia las mujeres. Su oscuro objeto de deseo. No dejan de retroalimentar su ira. De hecho, son culpables de algunos atentados en masa, especialmente en Norteamérica. Es posible que usted recuerde el último atentado perpetrado en Canadá por un tipo que atropelló a diez personas. Era uno de ellos.

Estamos creando una sociedad terrible. Una sociedad en la que pensamos que todo nos pertenece, y cuando no lo tengo, me enfado y lo rompo... o la mato. No en vano, en España han aumentado las denuncias por violación ¡un 28%! Estamos convirtiéndonos en objetos de usar y tirar. Nuestros mandamases piensan que la mejor forma de erradicar esta violencia es a través de leyes. Yo discrepo. Pienso que la única forma de combatir a esta gentuza es a través de la educación. Y aquí nos encontramos con el gran problema. ¿Qué podemos esperar de un sistema educativo que únicamente ofrece derechos a los alumnos eliminando los deberes? Volvemos al principio del problema. Tenemos derecho a todo sin ninguna contrapartida. Excelente pues. Solo nos queda el consuelo de que la extinción está un día más cerca.

Piensen.
Sean buenos.

Todo lo que podamos decir de este tema suena tan irreal, que mi querida @BeatrizBagatela nos propone Hate, para compensar con la increíble voz, tan real de su cantante. Una mujer que expresa ese dolor de mujer que expresa la realidad. Con todos ustedes: ¡Cat Power!

domingo, 6 de mayo de 2018

Fin de ETA

Hoy tenemos una buena noticia. La banda terrorista ETA ha sido derrotada. Atrás quedan 60 años de horror dejando tras de sí un reguero de 853 víctimas —aunque las cifras bailan, dependiendo quién ofrezca los datos— y miles de heridos y amenazados. Especialmente duros fueron los llamados años de plomo, desde mediados de los 70 hasta principios de este siglo. Finalmente, mediante un comunicado el pasado 3 de mayo, ha anunciado su disolución, dando por terminado su ciclo histórico. Ya anunció en 2011 el cese definitivo de su actividad armada, y su desarme en 2017. Era pues el siguiente paso. El último, el definitivo. Y lo hace sin haber conseguido ninguno de sus objetivos: La independencia de Euskadi ni la anexión de Navarra. Éxito rotundo.
Es evidente que ha sido la democracia y el estado de derecho quienes han —hemos— derrotado a esta banda de asesinos. Y es para regocijarse. Pero hay quienes consideran que la carta que anuncia el final de la banda terrorista omite deliberadamente a determinadas víctimas, que no muestra arrepentimiento, ni colaboración con la Justicia para esclarecer algunos crímenes sin resolver, y por supuesto que mantendrá su interés en la independencia de Euskal Herria. Por tanto, es un engaño. Consideran, con bastante razón, que ETA ha dejado de matar, no por voluntad propia, sino porque en realidad, no puede cometer más atentados. Y eso es una magnífica noticia.

Sería de necios confiar en la palabra de unos asesinos confesos. No debemos olvidar. La ley debe seguir cumpliéndose. A rajatabla. Lo que es una magnífica noticia en cualquier lugar del mundo, en España se vive como un drama. Especialmente entre las asociaciones de víctimas del terrorismo, que clamaban por la verdad, la memoria, la dignidad y la justicia; aunque en realidad, lo que han pedido siempre ha sido venganza. Querían ver a sus verdugos no juzgados, sino ajusticiados. Es lógico su malestar. Les han arrancado su leitmotiv. ¿Qué harán a partir de hoy? Lo que realmente es una desgracia es que en este puñetero país, todas las noticias deben politizarse hasta la nausea, y nuestros mandamases siempre tratan de sacar rédito político. Aún así, y con toda la cautela, yo me alegro de que esta gentuza haya decidido dejar de matarnos. ¿Y usted?

Piensen.
Sean buenos.

Siempre que pienso en alguna canción pacifista pienso en la misma. Sunday bloody Sunday. Una de mis canciones favoritas. De siempre. He seleccionado la versión de Live Aid de 1985 que los encumbró a la fama. La interpretación es majestuosa. Y la batalla no ha hecho más que comenzar. Hay muchas pérdidas, pero ¿puede alguien decirme quién ha ganado? Las trincheras cavadas en nuestros corazones, y los hijos de las madres, los hermanos, las hermanas separados... Con todos ustedes: ¡U2!
https://www.youtube.com/watch?v=lVj7J-78Gu8