domingo, 17 de febrero de 2019

Niñatos malcriados

Juanita es una niña de 8 años que está en el colegio. Durante el recreo se come un bocadillo y bebe un zumo de naranja en un pequeño brik junto a sus amigas. Cuando terminan, tiran todos los desperdicios al suelo. Un profesor observa la escena y castiga a las niñas a que al día siguiente recojan todos los papeles del patio. Juanita se lo dice a su padre que pone el grito en el cielo ante semejante injusticia. Acude al colegio y presenta una queja aseverando que su hija no tiene que recoger la basura del resto de alumnos ya que podría contagiarse de alguna enfermedad. Desde el servicio de inspección de educación se prohíbe al centro cualquier tipo de castigo, ya que puede traumatizar a los alumnos. Recomiendan aplicar proyectos de limpieza con alumnos voluntarios. Excelente decisión.
No es un caso aislado. En otro colegio, Pepito, de la misma edad que Juanita, se dedica a pegar al resto de niños de su clase e, incluso, se atreve a insultar al profesor en público. Puesto que no se permite ningún tipo de sanción hacia el alumno, su maestro decide no permitirle acudir a una excursión lúdica que hay programada junto a sus compañeros. Ya imaginan la respuesta de la psicóloga. Le prohíben que le castigue y le recomiendan que dé un cargo de responsabilidad al niño, para que de esta forma, se sienta importante y cuide de sus compañeros. Es decir, se le premia por sus malas acciones. Excelente decisión.

Esto es lo que estamos generando. Niños saciados de derechos —como no puede ser de otra forma—, pero sin ninguna obligación. Sin ninguna responsabilidad. Saben, gracias a que nosotros —los padres, maestros y responsables de educación—, que sus actos no tienen ninguna consecuencia. No es necesario, pues, que estudien, ni que se esfuercen, ni que respeten a sus maestros. Pueden machacar a sus compañeros, pueden ser incívicos, mentir, robar... y jamás se les pedirán responsabilidades. ¿Tenemos miedo de que nuestros hijos puedan sufrir si los educamos correctamente? ¿Pensamos que así los estamos ayudando? ¿Nadie se ha planteado que estamos convirtiendo a nuestros hijos en auténticos imbéciles? Hemos hecho de nuestros hijos unos tiranos. Los convertiremos en adultos infantiles. Y todo por pensar que debemos protegerles toda la vida. Dejemos de comportarnos como memos y enseñemos a nuestros hijos a ser adultos. No unos niñatos malcriados.

Piensen.
Sean buenos.

Permítanme que la canción de hoy sea Boy/Girl. Apareció en el EP Three, allá por el lejano 1979, como el primer trabajo de los irlandeses. En esta versión, en directo de 1981, podemos disfrutar de lo que luego sería la mejor banda de rock de la historia. Con todos ustedes: ¡U2!
https://www.youtube.com/watch?v=1Ai6K5sa-Iw

domingo, 10 de febrero de 2019

Permiso a nacer

¿Piensa usted que no hay nadie más torpe que los dirigentes de su país? ¿Esta hastiado de ver políticos mediocres enriqueciéndose de manera ilícita, o haciendo el ridículo ante la comunidad internacional? ¿Le abochorna la figura del relator o mediador? ¿Se escandaliza por las manifestaciones sinsentido? ¿Se desespera cuando ve a los medios organizar un espectáculo circense cuando un niño cae a un pozo con el único fin de lucrarse? ¿Cree que nada ni nadie puede superar las sinvergonzonerías que ve a diario en televisión, radio, prensa...? ¿Se sigue ofendiendo cuando rutilantes estrellas del balompié, que nos defraudan millones de euros a todos, son jaleados en las puertas de los juzgados? Pues tengo grandes noticias para usted hoy. Podemos estar ante el summum de la idiotez humana. Un tal Raphael Samuel, un joven indio de 27 años ha demandado a sus padres por haber nacido sin contar con su beneplácito. Es lo que se llama el permiso a nacer. Me extraña que no exista ninguna denuncia por permitir que el sol salga por la mañana... ¡No son horas!
Facebook thenihilanand
Este joven, pertenece a un movimiento antinatalista, que defiende que la población no se debe reproducir para evitar padecimientos a los no nacidos. Aseguran que el planeta se está destruyendo y que la vida es inútil, por tanto, la mejor decisión es evitar tener hijos. Por supuesto, el señor Samuel también afirma que quiere a sus padres y que tiene una grandiosa relación con ellos, aunque no los debe nada. Finalmente, ha confesado que lo que anhela es que sus padres le paguen por vivir, ya que al no contar con él para nacer, deben mantenerlo de por vida. Este parece ser el verdadero quid de la cuestión. Este señor es un holgazán y pretender vivir a costa de sus padres toda la vida. Lo que antes, en protoespañol, llamábamos un vago. 

Podríamos discutir semanas acerca de este movimiento, pero se resume muy brevemente. Somos una sociedad egoísta. Tenemos los medios y la tecnología para que toda la población mundial viva con dignidad, pero preferimos centrarnos en nosotros olvidando a los más desfavorecidos. Luego, organizamos movimientos de este tipo y, así, lavamos nuestras conciencias. Evidentemente, todo es un disparate. El señor Samuel solo busca llamar la atención del problema de la superpoblación. Si fuera consecuente con sus ideas, ya se habría tirado por un puente. Por otra parte, no se atreve a hacer estas declaraciones sin ir disfrazado. Lo cual describe su comportamiento como una payasada. El gran problema de la sociedad actual es que cualquiera puede decir una estupidez, y siempre habrá quien lo secunde. Insistirán machaconamente en que están en su derecho. Y ya sabe que estamos en la época de los derechos individuales, independientemente de que la opinión sea una mamarrachada. Tiene tanto valor la opinión del sabio como la del necioQuien habla no sabe y quien sabe no habla. A lo mejor es momento de escuchar a los que saben y dejarnos de estupideces.

Piensen.
Sean buenos.

Hoy, doña @BeatrizBagatela propone Roscoe. Ya que el tema trata de huir a otro lugar, al menos que haya algo real, de verdad y lleno de emoción en el artículo: La música. Con todos ustedes: ¡Midlake!
https://www.youtube.com/watch?v=jysuCf00IsQ

domingo, 23 de diciembre de 2018

#JusticiaParaSota

La Guardia Urbana de Barcelona abatía esta semana, de un disparo, a la perra de una persona sin hogar que se dedicaba a vender pulseras y otras pequeñas obras artesanas. Estos son los hechos. A partir de aquí hay disparidad de criterios. Fuentes policiales afirman que el agente disparó cuando la perra lo mordió, es decir, en defensa propia. De hecho, el agente está de baja. Sin embargo, algunos testigos aseguran que la perra no atacó en ningún momento al agente; sino que se limitó a ladrar puesto que estaba nerviosa cuando estaban identificando al dueño por llevar a un perro —de las llamadas razas potencialmente peligrosas— sin atar y sin bozal. Afirman estos testigos que los agentes esgrimieron una porra extensible con la que amenazaron al joven, por lo que la perra salió en defensa del dueño.
Los colectivos en defensa de los animales, en general PACMA, han organizando una concentración bajo el lema #JusticiaParaSota. Desgraciadamente, durante la protesta se llegaron a vivir momentos de tensión entre manifestantes y la policía. Entre sus reivindicaciones exigen depurar responsabilidades. Y es lógico. Siempre que la policía dispara en la vía pública, debe conocerse si ha actuado conforme a la ley. Esperemos qué determinan los expertos. Sería interesante no entrar en juicios paralelos ni en prejuicios. Lo curioso en estos casos es que una gran parte de la sociedad opina que la policía siempre miente y actúa de manera espuria. En contrapartida, me sorprende que los gendarmes franceses que dispararon, matando al terrorista de Estrasburgo la semana pasada, hayan sido reconocidos héroes. Nadie ha puesto en duda su profesionalidad.

Aunque lo que más me asusta de este tema es que la sociedad monta en cólera cuando se mata a un animal —con o sin justificación— pero a nadie se le cae la cara de vergüenza por la situación de sinhogarismo de la persona que, por cierto, sigue en la calle. No he visto manifestaciones por el escándalo que supone que haya personas sin hogar. Por supuesto nadie está a favor del maltrato animal. Es una lacra a exterminar. Lo que es cierto es que estamos en una sociedad ñoña que considera a los animales al mismo nivel que las personas. Existen todo tipo de lujos para nuestras mascotas, como opulentas residencias, spas, peluquerías... y nos parece perfecto. Pero mientras, hay personas que no tienen dónde dormir hoy, ni qué comer, pero eso nos da igual. Soy incapaz de comprender cómo hay quienes se escandalizan del sufrimiento de un animal y no muestran el más mínimo sonrojo cuando es una persona quien padece. Por más que le pese a algunos, la persona más desgraciada y ruin del mundo tiene más DIGNIDAD que el mejor y más noble animal. Y lo tiene por el mero hecho de ser persona. Si no, estaríamos desprestigiando al ser humano. Siempre pensamos que los animales son inocentes y las personas culpables. ¿No nos hemos equivocado con las prioridades?

Piensen.
Sean buenos.
Y por encima de todo... ¡¡FELIZ NAVIDAD!!

Como ya está aquí la Navidad, permítanme que la canción de hoy sea un villancico. Happy Xmas (war is over), un clásico de John Lennon, pero interpretado por los de siempre. Con todos ustedes: ¡U2!

domingo, 16 de diciembre de 2018

La arrogancia de los necios

Un bebé ha fallecido después de que sus padres decidieran que naciera en el domicilio familiar sin atención sanitaria. Ya habían tenido así a su primer hijo y la experiencia había sido satisfactoria. Pero esta vez, el bebé estaba en posición podálica (de nalgas), por lo que los profesionales les advirtieron del elevadísimo riesgo. Los padres, de hecho, ya rehusaron el seguimiento ginecológico durante el último mes de gestación, y estaban siendo asesorados por una persona sin conocimientos sanitarios. Cuando surgieron las complicaciones lógicas, los padres avisaron al servicio de urgencias, aunque ya era demasiado tarde. Los médicos no pudieron hacer nada por salvar su vida. El juzgado ha decidido investigar lo sucedido, puesto que si la madre era conocedora de la posición podálica del neonato podría incurrir en un delito de imprudencia con resultado de muerte
Aseguran los expertos que cuando un bebé está en posición podálica solo hay dos opciones. O emplear una técnica llamada versión, consistente en que un ginecólogo gire el cuerpo del bebé, o una cesárea. Un parto en posición podálica es considero de riesgo y debe hacerse en un hospital con el personal sanitario. Aún a sabiendas, la pareja decidió seguir adelante con su propósito. Y la consecuencia fue el trágico desenlace. 

Somos una sociedad estúpida. Ignoro quién fue el gurú de estas modas naturalistas, pero a la vista está que es un error de proporciones descomunales. Algunos dirán que las mujeres han parido toda la vida en casa... Precisamente por eso, antes, la tasa de mortalidad infantil era elevadísima y hoy, en España, la tasa está en torno a 3 niños por cada 1000 nacimientos. Por supuesto, siempre aparecen los posmodernos trasnochados arguyendo el respeto a la decisión de los padres, puesto que están en su derecho. Malditos derechos individuales que traen aparejados la muerte de un bebé inocente. Imagino que quienes proponen estas ideas descabelladas son los mismos que están en contra de las vacunas, o quienes piensan curar enfermedades terribles con homeopatía. Recuerdo otros tiempos, cuando se sabía reconocer —y se respetaba— a los expertos. Hoy, somos unos arrogantes y despreciamos el saber de los sabios. ¿Alguien puede explicarme por qué nos empeñamos en ser tan necios?

Piensen.
Sean buenos.

Y hablando de arrogancia, doña @BeatrizBagatela nos propone un temazo, Bajo el volcán. Estamos tan henchidos de arrogancia hasta arrasarlo todo. Con todos ustedes: ¡Love of Lesbian!
https://www.youtube.com/watch?v=dHOjkk2d3tY

CADA UNO TIENE DERECHO A DECIDIR Y HACER LO QUE QUIERA,BASTANTE TIENEN SI LO PIERDE ,LO QUE NO TIENES TU DERECHO A INSULTAR POR QUE TIENEN DIFERENTE MANERA DE PENSAR.

domingo, 9 de diciembre de 2018

Historia de un paciente

Quienes me conocen bien saben que soy un delantero centro temido. Así lo demostraba partido tras partido horadando inmisericorde la portería rival. Era el terror de las defensas rivales. Los porteros temían mis remates que acababan irremediablemente en gol. Pero eso era antaño. Hasta aquel fatídico 27 de mayo de este año. Ese día, el expeditivo central N. Butcher me golpeó con aviesa intención la rodilla. Ya saben, solo hay una forma de parar a los goleadores insaciables...  Y hasta aquí el sentido del humor. Ahora llega lo serio.
Uno de los mejores delanteros de España, y a su lado, don Emilio Butragueño
Ese día fui a urgencias y me diagnosticaron esguince del ligamento lateral externo de la rodilla derecha con posible meniscopatía. La traumatóloga, muy profesional, me citó pasados quince días para conocer el estado exacto de mi lesión. Temía que pudiera tener afectado el menisco, por lo que me solicitó una resonancia magnética. Cuando solicité la prueba, pensaba que me estaban gastando una broma. Tenía la cita en enero de 2019 a la una menos cuarto de la madrugada. No podía ser cierto. ¡Ocho meses más tarde! Como continuaba con dolores, decidí acudir a una clínica privada para realizarme la prueba diagnóstica, pagándolo de mi bolsillo por supuesto. Los temores de la traumatóloga se confirmaron. Tenía roto el menisco. Debía operarme esa rodilla. Entré en lista de espera de manera preferente... Y hasta hoy. Sigo esperando esa operación. He interpuesto una reclamación al Servicio de Salud, puesto que la Ley de Garantías asegura que tienen la obligación de operarme antes de los tres meses. Su respuesta es que estoy incluido correctamente en la lista de espera y que lamentan la demora, pero hay exceso de demanda...

Quiero agradecer públicamente al Servicio de Salud por garantizar lo que no puede cumplir. Han pasado casi siete meses y sigo con fuertes dolores y sin poder hacer vida normal. ¿Qué solución tengo? ¿Acudir a una clínica privada y operarme? Es evidente que esa es la intención del Servicio de Salud. Que los pacientes, hartos de aguantar dolores, terminen desistiendo y pagando de su bolsillo la sanidad. Otra posibilidad es esperar a que los pacientes fallezcan y así reducir las listas de espera. Es una vergüenza. Mientras tanto, nuestros políticos discuten sobre si hay que exhumar o no a Franco de su tumba, o de si hay que eliminar el lenguaje ofensivo hacia los animales pues tienen sentimientos, o la final de un torneo de fútbol... Payasadas como estas son las que ocupan los minutos en los telediarios. Mientras, los ciudadanos debemos aguantar interminables listas de espera, o vemos como la educación empeora cada día, o los servicios sociales no pueden dar respuestas. Es gravísimo que no vislumbremos ningún atisbo de mejora en lo importante. Estoy harto de esta gentuza.

Piensen.
Sean buenos.

Permítanme que la canción regalo de hoy sea God part II, aunque no la versión que aparece en el álbum original Rattle and Hum, sino la Hard Metal Dance Mix...  Siempre me ha gustado más. Es una respuesta a la canción God de John Lennon, incluso tiene la misma estructura lírica. Asegura la canción, muy sabiamente, que los ricos se curan mientras los pobres siguen enfermos. Con todos ustedes: ¡U2!

domingo, 2 de diciembre de 2018

Un futuro asesino o maltratador

Conozco un colegio en el que hay un niño de 12 años que levanta la falda a las niñas, o les toca el culo e, incluso, algunas veces, cuando están de espaldas, las agarra por la cintura y finge copular con ellas. Sus compañeros, hartos del comportamiento de este pequeño indeseable, se han chivado a la tutora. Un niño de la clase me dijo que trata a las niñas como si fueran putas. Demoledor. Por supuesto, desde el centro no ha habido ningún reproche, ninguna amonestación, ninguna llamada de atención. Nada. Como si no hubiera ocurrido. El niño sigue campando a sus anchas. Imagino que es por si la criaturita se traumatiza. Eso no se podría tolerar. Por cierto, es de admirar que hayan sido niños y niñas los que hayan puesto en conocimiento de la profesora la situación. Algo estamos avanzando, a pequeños pasos, pero vamos hacia delante.
Un padre, buen amigo mío, le ha dicho a su hija que tiene toda su autorización para que si se siente acosada, manoseada o violentada, —ella o cualesquiera de las demás niñas—, le pegue un puñetazo al niñato. Sin consideración. Que lo golpee fuerte. No le importa que le llamen del colegio para pedirle explicaciones, ni siquiera que tomen represalias y, mucho menos, le amedranta una demanda. Irá al colegio, a la Consejería de Educación o al juzgado si fuera menester. No tiene miedo a nada. Explicará pacientemente que su hija se ha defendido de un acoso sexual. Admito que pagaría por ver la cara del director, del consejero de turno o del juez. Lo único que teme es que los padres de un niño de 12 años no le han enseñado a respetar a las niñas. Por supuesto, mi amigo no es violento. Y no quiere educar a sus hijos en la ley del más fuerte. Mas, ¿qué opciones le quedan? Ha comprobado que las vías ordinarias son inútiles. Es vergonzosa la actitud del colegio. Bochornosa, sin duda. 

Luego nos lamentaremos cuando dentro de unos años este niño, o cualquier otro, viole o asesine a una mujerOjalá no ocurra, pero en caso de ocurrir, nos preguntaremos asombrados cómo ha podido ocurrir si hemos puesto todos nuestros recursos. Permítanme que ponga en duda todos estos protocolos pueriles. Quedan muy bien en las memorias ministeriales, pero son tan efectivas como cazar leones a besos. Y aunque lo sencillo es poner el foco en el niño, puesto que está claro que es quien actúa mal, lo  realmente grave es que hay padres que educan, o permiten, que sus hijos se conviertan en futuros maltratadores o asesinos. Lo que más me repugna es la actuación del colegio. Tienen conocimiento de un acoso sexual en sus aulas y su única respuesta es la inacción. Es sencillamente vomitivo. No es cuestión de ser justiciero, pero les aseguro que dan ganas de ir planteando demandas y que dimita desde el Consejero de Educación hasta el último bedel. Sin dejar piedra sobre piedra.

Piensen.
Sean buenos.

Hacía mucho tiempo, quizá demasiado que doña @BeatrizBagatela no nos agasajaba con una canción. Hoy nos regala Red right hand. Temazo oscuro y brutal. Y ya que estamos justicieros, permítanme una pequeña analogía de la justicia divina. No dejen de escuchar la historia. Incluso está subtitulada para los no angloparlantes. Con todos ustedes: ¡Nick Cave & The Bad Seeds!
https://www.youtube.com/watch?v=RzEANJJHR-M

domingo, 25 de noviembre de 2018

La necedad de los derechos individuales

Emile Ratelband es un empresario holandés dedicado a la programación neurolingüista. Es bastante conocido en los Países Bajos y aparece con frecuencia en la televisión holandesa. Es lo que los posmodernos trasnochados llaman un gurú de la positividadActualmente tiene 69 años y asegura que se siente como alguien de 49. Por eso, acaba de iniciar una batalla legal para que en su documento de identidad le resten 20 o 30 años de su edad natural. De esta forma, asegura poder realizarse. Puede volver a buscar un trabajo, comprar una casa y, lo más importante, ligar por Tinder —una aplicación móvil de citas—. Su planteamiento es que si hoy la gente puede cambiar de nombre, o de sexo, ¿qué le impide cambiar su edad?
Getty Images
Parece una patochada propagandística del señor Ratelband buscando sus minutos de gloria en los medios o poniendo a prueba el sistema legal para ver hasta dónde puede llegar con un sinsentido. ¿Cómo justificaría esos años? El propio tribunal se muestra bastante escéptico al respecto, aunque se pronunciará dentro de dos semanas aproximadamente. Por cierto, espero que se haga cargo de las costas. Y, en caso de ganar su demanda, me imagino la cantidad de demandas que colapsarían los juzgados de medio mundo. Unos querrán ser más jóvenes, otros más mayores. ¿Qué haremos con aquellos que se sientan millonarios? ¿Los bancos pondrán millones en sus cuentas para evitar que sufran? Me imagino a los miles de emigrantes centroamericanos que quieren llegar a Estados Unidos asegurando que se sienten estadounidenses para entrar el país sin problema. Sería maravilloso ver la cara de Donald Trump. Y, sin olvidarnos de aquellos que se sienten animales, o árboles, o cosas... Hay que satisfacer a todo el mundo. No podemos consentir que alguien en pleno siglo XXI se sienta frustrado.

A pesar de ser un disparate, define perfectamente la sociedad de hoy. Es el absurdo de los absurdos, donde los llamados derechos individuales son catalogados como dogmas. Son sagrados. Inviolables. Cualquiera puede proponer una payasada y el resto de la sociedad debe prestar atención. No podemos privar a nadie de sus derechos. Hay veces que siento que estoy rodeado de necios. Y lo que me asusta es que estos mismos necios pueden votar y elegir al presidente. No olvide que hay más tontos que listos. Quizá llegó el momento de plantarse ante las estupideces y empezar a solucionar los problemas importantes que nos afectan a todos. 

Piensen.
Sean buenos.

Aprovechando que ayer fue el aniversario de la muerte del gran Freddie Mercury, permítanme que la canción regalo de hoy sea Bohemian Rhapsody, una de las mejores canciones de la historia de la música, con un significado oscuro. Basada en Fausto, un hombre que mata a alguien y vende su alma al diablo. Con todos ustedes: ¡Queen!