lunes, 15 de octubre de 2012

Prisión permanente revisable

El Gobierno ha anunciado que va a introducir la cadena perpetua en el Código Penal. Le han cambiado el nombre por aquello de los eufemismos, y así, han bautizado a la nueva pena como Prisión Permanente Revisable. En el fondo es lo de siempre, prisión indefinida aunque revisable tras 25 o 30 años de cumplimiento. Aseguran desde el Ejecutivo, que será para delitos de terrorismo, magnicidio, genocidio y para determinados asesinatos (víctima menor de 16 años, tras agresión sexual, crimen múltiple, o si se es miembro de una organización criminal).

Destacan que esta pena se aplica en numerosos países europeos, como Francia, Italia, Reino Unido y Alemania. Ya sabe usted la máxima de nuestros políticos: Si algo se aplica en Europa, se puede aplicar en España sin titubeos. Ignoro las constituciones de estos países europeos, pero sí conozco el artículo 25.2 de nuestra Constitución, que dice textualmente: "Las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social y no podrán consistir en trabajos forzados". No soy jurista, pero está claro que la prisión permanente, por muy revisable que sea, choca contra la Constitución. Si la pena es permanente, olvídese usted de la reeducación y la reinserción de los reos.

No estoy defendiendo ni oponiéndome a la prisión permanente. Eso sería otro debate. Lo que sí trato de explicar es que todo esto de la prisión permanente me parece una maniobra populista. tras el caso de los niños desaparecidos de Córdoba, el caso Uribetxebarria Bolinaga y otros similares. Se le está dando al pueblo carnaza. Y el pueblo está disfrutando. ¿Cree usted que la prisión permanente se aplicará a los políticos, a los banqueros coprotagonistas de la crisis o a miembros de la Familia Real imputados en tantos y tantos delitos?

Piensen.
Sean buenos.

6 comentarios:

  1. No nos pasemos. Los delitos del último párrafo no son para meter a un tio en chirona hasta que la palme. Mejor sería quitarles hasta el apellido y reponer con su patrimonio y el de las tres generaciones siguientes lo que se hayan llevado, y por supuesto, sin salir del país, que no puedan disfrutar lo que puedan tener en paraisos fiscales.

    PD Al autor se le ve el plumero al mencionar a la Familia Real.

    ResponderEliminar
  2. Hola Diegvs, ya te ha salido la vena antimonárquica, jeje. Sinceremente, creo como el anterior comentario, que no se pueden comparar delitos de sangre y de terrorismo con delitos económicos o fiscales. Sí podrían estar en la cárcel por casos flagrantes económicos hasta restituir lo sustraído. Piense y sea bueno.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Diego!!!
    Desde luego que, como dices, puede que choque de lleno con la Constitución. De ahí posiblemente el término "revisable"... Pero de todas formas es algo realmente necesario. En esta sociedad hipócrita en la que vivimos, en la que los legisladores toman medidas populistas en la mayoría de las ocasiones, todos sabemos que la prisión no es precisamente un trámite encaminado a la reinserción. Más bien al contrario, ya que los centros penitenciarios en muchos casos se han convertido en verdaderas escuelas de delincuentes.
    Pero más vale que cierto tipo de pájaros permanezcan enjaulados por el bien de la sociedad.
    Te haré caso y pensaré, pero no pienso ser bueno.

    ResponderEliminar
  4. Pues amigo Diegus.... lo único que no me gusta de esa nueva ley es que va a ser revisable. También debes tener en cuenta el caracter disuasorio que conlleva el que a un pájaro se le pueda enchironar para toda su vida. Lamentablemente se me queda corta porque para algunos salvajes preferiría otro tipo de condena que no expongo por aquello de los derechos humanos. Y amigo Diegus, Urdangarín y un salvaje asesino que tortura , viola y mata a puñaladas a su víctima de una forma cruel y sanguinaria , tienen pocas semejanzas. Ese pájaro que pone una bomba y mueren guardias civiles y de paso niños y mujeres que pasaban por allí , tampoco me recuerdan al señor Urdangarín. Cada delito ya tiene sus penas, pero algunos se merecen que no estén en la calle porque mi hija solo tiene 6 años y mi canijo 3, los mayores 12 y 15, y no quiero que pasen un día por algún sitio y esos que no se curan.... estén cerca de ellos por una desgraciada casualidad. Trullo y punto , amigo Diegus , que los que vienen detrás a lo mejor se lo piensan dos veces...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabio comentario, sí señor.

      Eliminar
  5. No hombre no, te has quedado con la anécdota de esta profunda reforma. También se han agravado las penas por delitos fiscales, la corrupción politica y la gestión negligente de las arcas públicas, se ha abolido la posibilidad de indulto para estos mismos delitos... ¿o no?... espera... me parece que no.

    No me líes, que los delitos políticos, económicos y fiscales no le importan a nadie, son delitos sin víctimas. Ni el millón setecientas mil familias en cuyos hogares no trabaja nadie, ni el veinte por ciento que vive por debajo del umbral de la pobreza, ni... espera... me parece que sí hay víctimas.

    Bueno, no importa, lo realmente importante es el efecto disuasorio de la cadena perpetua. Porque todos sabemos que los asesinos y agresores sexuales, antes de cometer sus delitos se estudian el código penal y lejos de dejarse llevar por sus pulsiones y bajos instintos, se paran a reflexionar... y claro está, diez, quince o veinte años en la carcel es una tontería que no desanima a nadie, pero con treinta o cuarenta... se acabarán los delitos. Está demostrado. Ahí tienes a los Estados Unidos de América donde no condenan a nadie a la pena capital porque su sola existencia ha acabado con el crimen... ¿o no?... espera... me parece que no.

    ¡No me jodas, que vuelvo a estar de acuerdo contigo!

    ResponderEliminar